Temor

Temor

Una vez se le ha echado un vistazo a Noa buscando señales de que tuviera que ir con urgencia al veterinario, se la deja en uno de los cheniles del humilde refugio junto con agua fresca y algo de comida para que pueda calmarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *